EXPOVIRTUAL

Para imprimir en telas existen varios métodos. El método más clásico y antiguo es la serigrafía tradicional.

La serigrafía tradicional y la serigrafía industrial usan marcos de serigrafía, es decir, cuadrados de tela permeable que se tensan en bastidores rígidos y dejan pasar la tinta a la superficie de la tela colocada debajo. Este método garantiza una ejecución muy rápida y una calidad excelente, pero para la preparación del marco es necesario un trabajo manual, además de un gasto inicial que no se amortiza hasta que se imprimen tiradas grandes con el mismo diseño.

La serigrafía digital «resuelve» estos puntos débiles de la impresión tradicional: permite imprimir tiradas muy reducidas, de incluso una sola unidad, manteniendo los precios económicos.

En el caso de la impresión digital, la máquina específica de serigrafía se aplica sobre la tela con una solución que logra que la tinta se quede bien impresa en la superficie. Es técnicamente lo que se llama imprimación, y solo se compone de ácido acético.

Una vez la superficie está preparada para retener la tinta especial en cuatricromía, se seca con aire caliente. Después, el diseño o elemento gráfico pasa de la computadora a la impresión, esta tecnología tiene la ventaja de evitar la preparación manual del marco y, por tanto, permitir al cliente prácticamente cambiar el diseño impreso en la tela en cada prenda que pasa por la maquinaria.

Esta impresión ofrece un trabajo final de mucha calidad, muy innovador y especializado y, lo que es mejor, permite que se puedan imprimir muchas prendas por un precio muy reducido.

Fuentes: http://borinotros.cat/serigrafia-digital-que-es/